Masaje Puntos Marmas

El médico Shushruta (siglo VII antes de C) reconoció la existencia de 107 “marmas” o puntos donde se cruzan líneas estructurales y sutiles o energéticas, con una gran sensibilidad y consciencia. En sus inicios, los puntos “marma” estuvieron asociados a las artes marciales, donde eran estudiados para infringir el mayor daño posible a sus enemigos. Los daños que pueden sufrir estos puntos, a través de traumatismos externos o desequilibrios metabólicos internos tienen consecuencias graves.
Mediante las técnicas de amasamiento, digitopuntura y fricción, se trabaja sobre el sistema circulatorio, linfático, emocional, sutil o energético y muscular, ayudando a eliminar la fatiga, tanto mental como física, y proporcionando resistencia ante la falta de armonía y las enfermedades. El masaje estimula la producción de anticuerpos fortaleciendo los componentes vitales del cuerpo. Este masaje requiere trabajar el cuerpo entero con aceites calientes especiales estimulando los puntos “marma” del cuerpo. Según la constitución ayurvédica o enfermedad, se usan distintos aceites. Este tipo de masaje estimula y regenera la propia energía, aportando a la persona más energía vital. Elimina los bloqueos de los puntos “marma” , aportando, al mismo tiempo, una gran relajación física, psicológica y fuerza mental.

 

BENEFICIOS DEL MASAJE PUNTOS MARMA:

  • Mejora la circulación sanguínea y linfática del cuerpo, reduciendo la tensión física y mental.
  • Crea un balance físico, mental y espiritual
  • Equilibra los siete tejidos o “dhatus”  y también los “nadis” (canales energéticos de nuestro cuerpo)
  • Estimula los puntos “marma”  e incrementa el “prana” (energía sutil)
  • Para problemas de espalda, hernia discal, reumatismo, parálisis, dolores de cabeza y musculares, ansiedad, problemas sexuales, asma, problemas de anorexia, bulimia y exceso de peso.

Aquest massatge millora la circulació sanguínia i el sistema limfàtic, equilibria els set teixits “dhatus” i també els “nadis” (canals energètics en el Este masaje, practicado con regularidad, ayuda a equilibrar los tres humores   corporales, conocidos en Ayurveda como “doshas”: “Vata”, “Pitta” y “Kapha”, así como a restablecer el equilibrio entre los tres principales fundamentos de la mente: “Sattva”, “Rajas” y “Tamas”.

SUBIR