Masaje para embarazadas

El embarazo es una etapa de muchísimos cambios y no sólo físicos, sino también mentales, emocionales, hormonales y energéticos. Con este masaje armonizamos todos esos cambios, y ayudamos a que la mujer los integre de forma sana y equilibrada. Y si la madre está bien, el bebé también lo estará. Durante el masaje las mujeres notan cómo la vida que llevan dentro de ellas va serenándose.
El masaje para embarazadas es espacialmente relajante y ayuda a nutrir a la mamá y al bebé, aporta calma y reduce las molestias corporales. En este masaje se trabaja todo el cuerpo con aceites esenciales calientes que aportan elasticidad, flexibilidad y nutrición a todo el organismo. Los movimientos del masaje, suaves y sutiles, generan efectos muy profundos. Ayudan mucho a descargar tensiones físicas y mentales, aportan equilibrio y fuerza para que la mujer pueda integrar de forma paulatina y armoniosa todos los cambios que suponen el embarazo y la maternidad. A través del masaje la mujer se reencuentra con su cuerpo y asume con mayor facilidad esta etapa.
Este masaje se hace a partir del tercer mes de embarazo y hasta que la mujer da a luz, con una periodicidad mensual.
Con este masaje la madre estimula cada una de sus células y fibras, de sus músculos y cada uno de sus sistemas, los fortalece y los purifica, convirtiendo el Templo de su cuerpo en el lugar cada vez más adecuado para el desarrollo del nuevo Ser.

 

BENEFICIOS DEL MASAJE PARA EMBARAZADAS:

  • Fortalece y purifica.
  • Fortalece al nuevo Ser.
  • Ayuda en los cambios emocionales, aportando seguridad
  • Relaja y calma disminuyendo la ansiedad y el estrés
  • Reduce la retención de líquidos de las piernas
  • Libera las articulaciones del estrés y la presión
  • Reduce los dolores de espalda, lumbares y cuello
  • Mejora el sistema digestivo y reduce el estreñimiento, aumenta la circulación sanguínea y linfática, flexibiliza y nutre la piel evitando las estrías.
SUBIR